AdoptaUnChico.com.mx

Dime qué escucha y te diré cómo es

“Ok, si esto es una mierda, ¿entonces tú qué escuchas? ¡Sorpréndeme!”

Esta frase es probablemente el detonante de su primera discusión subida de tono. O al menos una buena prueba de fuego de su amor incipiente. No digas ahora que nunca has juzgado a una persona por sus gustos musicales porque nadie te cree.

Hoy les vamos a ofrecer una lista exhaustiva del estado psicoanímico de los novios según sus preferencias musicales.

P.S: Cuando acaben de leer este artículo pueden proceder a hacer el mismo test en vivo. Créanme, es una conversación bastante graciosa.

Vox Dei o cualquier grupo viejo de rock progresivo:

No me digas más… colección de vinilos ordenada por año de publicación, tocadiscos Technics y mueble bar en el salón. Te ligaste al tipo más cool del antro. Probablemente ronda los 42, tiene algunas canas y es un publicista freelance. Te enseña las cantinas padres de la ciudad y te invita a comer caracoles, cordero y otros manjares que tú no puedes costear. Ya sabes que no vas a ser su novia jamás porque no es amigo del compromiso, sino de las historietas pasajeras. Lo siento…

 

Lo último de Daft Punk:

No negaré que me gusta y que la bailo como si no hubiera un mañana, pero de verdad creo que si escucho una sola vez más “Get Lucky”, un remix de “Get Lucky”, un cover de “Get Lucky” o un acústico de “Get Lucky”, me va a dar un infarto y me va a estallar el cerebro en mil pedacitos, esto aplica también para su colaboración con The Weeknd. No gracias. Con esto quiero decir que Daft Punk estuvo bien, pero no puede ser tu grupo favorito, supéralo. Si ese no es el caso de tu nuevo ligue, si solo es un poquito fan, todo va bien (de momento).

 

Ritmos latinoamericanos:

Que a tu chico le gusten los ritmos latinoamericanos, tipo rarezas del Perú, electrocumbia, o cosas del estilo, solo puede significar una cosa: es un hipster. Está bien salir con un hipster siempre y cuando no sea un hater que se meta contigo porque tú prefieres a las Destiny's Child.

 

Metal:

Los metaleros son sensibles y más dulces que las Panditas, aunque también algo inquietantes… nunca sabes por dónde van a salir. Están de buenas y, de repente, se echan unas lagrimitas. Con esta bipolaridad tú te quedas loca, eso te enternece pero no sé si es algo que puedas aguantar en el futuro. Así que los metaleros son ideales para un amorío de invierno, para acariciarles la melena mientras te tararean una buena balada guitarrera el día después. Nota importante: sean rápidas y jueguen a la femme fatale desde el principio. Terminen con él antes de que se enamore del todo y se tatúe su nombre en el brazo.

 

Clásica:

¿Cómo suenan las Cuatro Estaciones de Vivaldi en una casita de campo con vistas al mar, mientras degustan un Rioja Gran Reserva y sushi? Ah, chimenea incluida. Un sueño de hombre. Casi 100% seguro que es un partidazo pero también casi 99% seguro que tras la pasión de los primeros 6 meses te empieces a aburrir un poco. Suelen ser tipos organizados y demasiado tranquilos.

 

Jazz:

La gente amante del jazz es incomprensible. Por un lado, dicen amar los placeres de la vida y por otro, dicen que el jazz es maravilloso, ¿hello? Conclusión: no te fíes. Igual te toca ir todos los veranos al Jazzatlán y beber vino blanco en copa de cristal de Bohemia (y tú eres más de acabar con un surfer en Zicatela bebiendo directamente de la botella).

 

Minimal:

Vienen con la etiqueta de calidad snob garantizada pero… suelen estar súper buenos. Encima, van a Berlín y bailan que te mueres. Osea, si tu chico es fan del minimal ya se sabe que: 1. Viste bien. 2. Se gasta mucho dinero en ropa. 3. Come de lo mejor. 4. Te lleva a lugares increíbles. 5. Tiene poco tiempo para ti.

¿Balance?

 

Robbie Williams:

Sólo un consejo: HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. HUYE. ¡AHORA!

 

Beyoncé:

Todo empieza cuando están en el bar de moda. Ella suena y él grita “¡QUEEN B!” Cuidado, creo que estamos ante un gay no declarado…

 

Lana del Rey:

Puff… Está chido que le guste, lo que no está tan chido es que le guste más ella que tú. Te regalará coronitas de flores silvestres y va a intentar por todos los medios que emules las ondas mágicas del pelo de Lana, que te pongas unas pestañas postizas y que te operes de las cuerdas vocales para que tu voz se parezca a la de Lana. ¡Ni de chiste!

 

David Bowie:

Si le gusta Bowie y se sabe todas las letras, ¡entonces has encontrado al güey cuasi perfecto! Salvo que sea blanquito y tenga brazos de fideo…

 

Rap:

Estar con un rapero siempre es chido, salvo que sea un fumado o que aparezca de repente un buen día sin avisar con dos colmillos de oro.

 

Paulina Rubio:

Buff… Este momento es muy duro. Lo siento, pero no se puede decir nada bueno al respecto. Puedo hacer un resumen muy ilustrativo: besa mal, come como un cerdito, vive con su mamá y sigue con los mismos conjuntos de 1995 para salir.

 

Etienne Jaumet:

Si le gusta la música de este francés y se sabe el nombre de todos sus EP's, entonces has encontrado al chico perfecto (aunque posiblemente se gaste todo su dinero en música).

back to top