mx.adopte.app.com.mx

mx.adopte.app.com.mx

Colette

Sidonie-Gabrielle Colette, conocida como Colette, nació en 1873 en un pueblo de Borgoña, Francia. Última hija de Jules Joseph Colette (capitán de infantería) y de Sidonie Landoy, Colette tuvo una infancia feliz, rodeada del afecto de su familia y en contacto absoluto con la naturaleza. Además de ello, desde muy temprana edad fue aficionada a la música y a los libros, siendo capaz desde los seis años de leer a William Shakespeare. Criada principalmente por su madre, ya que su padre carecía de sentido práctico para hacer las cosas, ella le transmitió su admiración por la naturaleza, lo que hizo que Collette desarrollara una gran pasión por las plantas y los animales. Gracias a ella, Colette escribió su novela, titulada “Sido”.

En 1889, Colette aprueba los exámenes de licenciatura en la escuela pública de Saint-Sauveur-en-Puisaye y obtiene el título de maestra de primaria. En 1891 la familia tuvo problemas económicos y se vio obligada a trasladarse a Châtillon-Coligny. Al año siguiente, Colette comenzó a dedicarse a la música y al teatro, conociendo en este medio a Henri Gauthier-Villars, alias “Willy”, que pronto se convertiría en amigo íntimo de la familia, y en 1893 en su esposo.

Con él, Colette se trasladó a París. Willy, fue escritor, editor, publicista, periodista satírico y crítico musical. Conocido por ser un mujeriego, era un hombre muy destacado en los círculos artísticos y sociales de la belle époque parisina. Tras sólo dos años de matrimonio, Colette enfermó debido a una supuesta depresión causada por el descubrimiento de las diversas infidelidades de su marido, la vida insana que llevaba en París y probablemente una enfermedad venérea.

Su marido introdujo a Colette en los círculos artísticos y comenzaron a trabajar juntos en su taller literario, apareciendo en periódicos y revistas bajo la firma conjunta de Colette Gauthier-Villars. Willy trató de animarla a que escribiera una novela con sus aventuras de infancia, Colette escribió entonces Claudine en la escuela, pero una vez terminada, su marido la obligó a guardarla durante cuatro años. Después de ese tiempo, Willy recuperó el libro y le sugirió que lo publicara, aconsejándole que añadiera algunos temas hilarantes.

Tanto en la primera novela como en las posteriores su marido intervino. Claudine en la escuela, se publicó incluso con el nombre de Willy años posteriores. Aprovechando su éxito, Colette escribió la continuación Claudine en París, que se publicó en 1901, de nuevo con la firma de su esposo. Esta segunda novela fue rápidamente transformada por Willy en una obra de teatro utilizando el mismo nombre.

Con el paso de los años, la relación con su marido cambió. Colette fue convencida de tener un "trío" con Georgie Raoul-Duval, la esposa de un multimillonario estadounidense. La aventura terminó cuando Colette descubrió que, de hecho, el romance también se basaba en las relaciones de pareja entre su marido y Georgie.

En 1902 se publicó su tercera novela, La casa de Claudine. Tras un gran éxito, Colette y su marido estuvieron bajo los reflectores. Willy, con sus habilidades publicitarias, convirtió rápidamente el personaje de Claudine en una marca que se vendía fabricando todo tipo de objetos. En 1903 se publicó la cuarta novela, titulada Claudine se va, como siempre con la firma de su marido, quien se llevaba el crédito. Sólo después del divorcio se publicó la serie Claudine con firmas conjuntas.

Todas las novelas se convirtieron en grandes éxitos de venta. En 1904 se publicó el primer libro firmado por Colette Willy, titulado Diálogo de animales (Dialogue de bêtes). Al año siguiente la pareja rompió, ya que los engaños de su esposo eran demasiado evidentes. Mientras tanto, Colette se involucraba cada vez más en el refinado mundo de las lesbianas parisinas y comenzó a actuar en el teatro. Durante sus años como actriz de music-hall Colette fue la compañera y protegida de la marquesa Mathilde de Morny. En 1907, durante la puesta en escena Rêve d'Égypte en el Moulin Rouge, Colette y Mathilde intercambiaron un escandaloso y apasionado beso, pero tras la segunda representación el espectáculo fue prohibido por el alcalde.

En 1910, Colette inició colaboraciones periodísticas con el Paris-Journal y Le Matin, también continuó sus giras teatrales. En 1912 su madre murió. El mismo año, Colette embarazada, se casó con Henry de Jouvenel, siguió actuando y publicó “El reverso del music-hall”.

Durante los primeros años de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la actividad periodística de Colette se intensificó. Con la entrada de Italia en la guerra, viajó a Roma, donde conoció a Gabriele d'Annunzio y desde allí comenzó a enviar artículos a París, que luego recopiló en el volumen Las largas horas (Les Heures longues). A lo largo de los años siguió escribiendo artículos para la prensa e intensificó su interés por el cine.

Años más tarde, en 1932, Colette abrió un salón de belleza donde daba consejos de maquillaje a las parisinas, a las que maquillaba ella misma. Al ver el gran éxito de su empresa, creó cuatro sucursales y otras tiendas comenzaron a vender los productos y cosméticos anunciados por ella.  En 1935 Colette se casó con Goudeket. En 1938 se trasladó al Palais-Royal y continuó sus colaboraciones con Le Journal y Paris-Soir. Al empeorar su artritis, le resultaba cada vez más difícil desplazarse, por lo que pasó todo el periodo de la guerra en París, sin salir de su casa. Durante estos años publicó La habitación de hotel (Chambre d''Hôtel), Julie de Carneilhan, Los cuadernos de Colette (Mes cahiers), y Lo puro y lo impuro (Le pur et l' impur).

En 1941 su marido, siendo judío, fue detenido y llevado a un campo de concentración. Al año siguiente, Colette consiguió liberarlo, aprovechando algunas amistades que tenía en ese momento. En 1945 Colette fue elegida miembro de la Academia Goncourt y en 1946 publicó L’étoile vesper. Después de muchas publicaciones y aventuras, en 1954 Colette murió en París. Fue la primera mujer en Francia en tener un funeral de Estado en la corte de honor del Palais-Royal y está enterrada en el cementerio Père-Lachaise.

Gracias a Colette, el cuerpo femenino se convirtió en un tema completo de la literatura. También fue la primera escritora en representar al hombre como fuente de placer para la mujer, tratando de demostrar la falsedad del estereotipo opuesto.

Si te interesó este artículo, también te puede gustar:

Rosa Bonheur: pionera de la historia del arte feminista

Virginia Woolf: de la escritora sensible a la feminista consciente

back to top