AdoptaUnChico.com.mx

Un regalo llamado clítoris

Las mujeres contamos con varias zonas erógenas como el cuello, los senos, los glúteos y el área genital, entre otras. Sin embargo, la mayor fuente de placer sexual la tenemos en el clítoris, el órgano más sensible del cuerpo femenino. Por eso vale la pena quererlo y conocer cómo funciona.

Anatomía femenina

El clítoris está ubicado en la parte externa de los genitales femeninos y está diseñado exclusivamente para nuestro placer ¡qué suerte!, ya que cuenta con más de 8 mil terminaciones nerviosas. 

El mismo debe ser estimulado regularmente, no sólo por placer, sino también para mantenerlo saludable, ya que cada vez que se ejercita, crea un flujo sanguíneo que permite que permanezca sano. 

Cada clítoris es diferente

Este increíble órgano completo mide entre 8 y 11 cm dependiendo de cada mujer. Asombroso, ¿no? Su parte externa y visible, llamada glande, mide aproximadamente 1 cm. Cuando hay excitación sexual el clítoris se hincha debido al aumento de la circulación, acompañado de una lubricación vaginal. Se ha especulado que las mujeres que tienen un glande de mayor tamaño disfrutan de orgamos con más facilidad.  

¡Tócate! 

Existen muchas formas de estimular tu clítoris y, obviamente, sólo tú lograrás identificar cuál te dará más placer. Por eso te recomendamos masturbarte (no, esa palabra no es un tabú) con frecuencia y experimentar cosas nuevas. Lo ideal es comenzar a explorar la zona poco a poco, tocarse por lo menos 3 veces por semana, para lograr diferentes sensaciones de placer.

Para una primera vez, busca un ambiente cómodo, donde te sientas segura y sin pena. Es aconsejable escuchar música, motivarte con un vídeo o leer literatura erótica. Además, te recomendamos empezar por tocar las áreas cercanas al clítoris y después pasar al mismo. Al principio puedes tocarlo lentamente, para después experimentar con tiempos, velocidades, o incluso juguetes y espacios más creativos, como la ducha o una bañera. ¡Deja que la imaginación y las sensaciones te guíen!

Cuando ya estés totalmente conforme y familiarizada con tu zona erógena, te darás cuenta de lo increíble y empoderador que es familiarizarte con tu cuerpo, no sólo porque vas a darte satisfacción y amor a tí misma, sino porque también te ayudará a mejorar tus relaciones íntimas. Sé libre, experimenta y conoce tu cuerpo.

 

Si te interesó este artículo, también te puede gustar:

5 razones para que te masturbes

back to top