AdoptaUnChico.com.mx

Saint Laurent, una marca que promueve el sexo seguro y el poder femenino

Anthony Vaccarello, Director Artístico de Saint Laurent, parece haber entendido T O D O, generando un torbellino con el lanzamiento de una campaña publicitaria que se encuentra desde hace algunos días en las calles de París: The Love Affair. Y no es que llame la atención por la promoción que hace de sus preservativos (bueno también, habrá que ir a París a conseguir algunos), sino por el desnudo que aparece en ella.

Voir cette publication sur Instagram

Une publication partagée par Marcelina Smugowska (@marcelina_smugowska) le

 

En esta publicidad la mujer toma el mando, dejando una vez más de lado la imagen de la sumisa que espera en casa, que aceptémoslo, nos persigue a todas. Aquí ella toma la iniciativa.

Qué bonita imagen. No sólo por el modelo, pero por lo que representa. Anja Rubik, la modelo polonesa, aparece en la foto vestida, de traje, con una posición que se impone, dándonos la espalda, mirando de frente a David Alexander Finn, quien figura desnudo, esperándola. 

Si hay algo claro es que The Love Affair no sólo promueve un sexo seguro, sino también la certeza de que las mujeres están rompiendo los códigos sociales. Que trabajan, eligen y pueden tener una vida libre de complejos.

“La libertad de las mujeres está constantemente amenazada por las religiones, en la calle, las instituciones. Por eso hay que pisar más fuerte. Todos deberíamos poder mostrar o no nuestro cuerpo sin que nos digan esto o aquello. Mostrarse sin ser juzgado es una bella libertad”, explicó Vaccarello en una entrevista con un medio francés.

De hecho, no es la primera vez que la marca se anima a desafiar y a darle un giro a los estereotipos sociales. En 1967, cuando las mujeres sólo podían salir en vestido, Yves Saint Laurent (1936-2008) lanzó el traje sastre femenino. Lo que porta Anja Rubik en esta publicidad y lo que vistió Kate Moss en 1991, en la campaña Déjeuner sur l’herbe.

Esta imagen es importante porque nos muestra, tal vez como un recordatorio, esa libertad que como bien dijo Vaccarello, sigue estando amenazada.

back to top