AdoptaUnChico.com.mx

Masturbación femenina: un ex-tabú que aumenta en la cuarentena

El distanciamiento social nos impide hacer muchas cosas, menos autocomplacernos. Aceptemos que la mano mágica para tocarnos la tenemos todas, sólo que no hablamos del tema porque incomoda. Normal, o no tanto, el 26% de las mujeres no se siente a gusto cuando se habla de la masturbación, según una encuesta que realizamos a aproximadamente 1500 chicas como ustedes. 

Lo irónico es que la mayoría lo intentó alguna vez, el 84% para ser exactas, y les gustó tanto que ahora lo realizan con frecuencia. Bueno, mucha más frecuencia desde que empezó la cuarentena… 62% lo practica el doble y eso nos enorgullece. Y sí, es que hacer recetas o mandalas es muy lindo, pero seamos honestas, no tienen el mismo nivel de satisfacción.

Sin embargo, touching yourself implica mucha imaginación. O así lo cree el 44% que decide estimularse imaginando o escuchando música (por cierto, acá les dejamos una excelente playlist para entrar en calor). El resto prefiere algo más hot: el porno. 

No obstante, la mayoría coincidió en que todavía es un tema tabú debido a la crianza estereotipada que conlleva una sociedad patriarcal y, por ende, a los prejuicios que genera. A tal punto que 49% nunca lo habló con sus propias amigas por pena, aún sabiendo que ellas también se masturban. Y hay que cambiarlo. ¡Hey, vamos pasándonos algunos tips!  

Afortunadamente la sociedad avanza y esos estereotipos se están derrumbando. “Hoy en día la mujer toma en cuenta cada vez más su propia satisfacción. Ya no se trata de complacer al otro, nosotras también tenemos inquietudes y deseos”, explica Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico, la app de citas donde las mujeres dan el primer paso.  

No hay que darle muchas vueltas. Aprovechen la cuarentena, que es el momento para conocerse mejor y despojarse de los prejuicios históricos. ¡Es la hora de gravitar de placer, chicas!

Si te interesó este artículo, también te puede gustar:

Todo lo que quieres saber sobre el squirt

Un regalo llamado clítoris

back to top