AdoptaUnChico.com.mx

Juguetes sexuales: basta de tabúes

La creencia de que los juguetes sexuales son algo vergonzoso e incluso perverso está muy metida en la conciencia social. Sin embargo, los juguetes eróticos existen desde hace más de dos mil años (como lo demuestran los hallazgos arqueológicos de la dinastía china Han) y son garantía para complacerse o tener un sexo exitoso.

No sólo permiten diversificar la vida sexual, sino que también sirven para experimentar y descubrir qué te gusta. No es por nada que durante la cuarentena sus ventas aumentaron hasta un 300% en el mundo. Además, según una investigación de AdoptaUnChico, las mexicanas se masturban el doble en estos momentos. 

Por eso, decidimos comprobar cuáles son los artilugios sexuales más populares para las mujeres y por qué vale la pena tenerlos a la mano ;) 

Bolas Chinas 

Conocidas popularmente como bolas de geisha o bolas Ben-Wa. Son un juguete sexual con una estructura aparentemente simple que puede proporcionar a las mujeres un placer indescriptible. Se trata de una cadena de bolas conectadas entre sí. Su diámetro suele ser de unos 4 cm. Se colocan en la vagina y se usan en cualquier momento. Además de la satisfacción sexual, las bolas de geisha permiten el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico y hacen la vagina más flexible. Inicialmente fueron creadas para satisfacer las necesidades sexuales masculinas. Con el tiempo, sin embargo, comenzaron a ser usadas por las geishas (de ahí su nombre).  

PD: probablemente te acuerdes de haberlo visto en 50 sombras de Grey, ¿no? 

Masajeador de clítoris

Este dispositivo, también conocido como vibrador para el clítoris, funciona durante la masturbación y también para añadir variedad a los juegos del foreplay. Lo que hace es emitir sutiles vibraciones que permiten estimular el clítoris, la vagina y los labios vulvares. Además, este aparato también está disponible en versiones mini para la cartera (hasta hay en forma de pintalabios). Si estás pensando en comprar este juguete, debería convencerte el hecho de que el 70% de las mujeres alcanzan el orgasmo precisamente estimulando el clítoris, ¡el único órgano creado exclusivamente para nuestro placer!

Vibrador a control remoto

Durante la pandemia de Covid-19, los juguetes eróticos que pueden ser controlados por alguien a la distancia fueron un boom. Muchas parejas estuvieron separadas, así que no sorprende que estuvieran ansiosas por usar las soluciones de la teledildónica (sí, esta sección de juguetes sexuales ya tiene su nombre). El vibrador a control remoto, ¿qué es este fenómeno? Bueno, funciona así: la persona tiene la aplicación para controlar electrónicamente el vibrador y así estimular el clítoris de su pareja. ¡También hay masturbadores masculinos! Todo esto para crear una experiencia de sexo interactivo, en la que ambos participan simultáneamente. Podemos llamarlo relación íntima 2.0.

Estimulador de clítoris sin contacto

El Satisfyer Pro Penguin es un juguete sexual con la forma de un elegante pingüino. No dejes que el nombre te engañe, porque este discreto aparato garantiza una experiencia realmente hot. Ofrece hasta 11 niveles de intensidad y su tarea principal es estimular el clítoris y asegurar una intensa experiencia de orgasmo. Es tan efectivo que te llevará a la plena satisfacción en pocos segundos, gracias al uso de una suave pero precisa tecnología de succión. ¡Oh, sí!

Conejo vibrador 

El juguete se asemeja a un conejo en su forma, permitiendo así no sólo el orgasmo clitorial sino también vaginal al estimular el punto G. Todo esto es gracias a dos motores que se encuentran en la parte interna y externa del vibrador. Vale la pena añadir que los nuevos modelos están cubiertos con silicona médica extremadamente agradable al tacto. Chicas, doble satisfacción garantizada ;)

Aunque la aventura con los sex toys no termina ahí, esperamos haber logrado romper el tabú que hay sobre el tema. La idea del sexo es sentir placer, y los juguetes eróticos pueden ser muy útiles en esto. ¡Así que olvídate de tabúes y diviértete! 

Si te interesó este artículo, también te puede gustar:

Todo lo que quieres saber sobre el squirt

Un regalo llamado clítoris

back to top