AdoptaUnChico.com.mx

Ana Frank

De niña, Ana Frank quería ser escritora o periodista, su curiosidad la llevaba a hablar con la gente y a querer saber más sobre ciertas cosas que le llamaban la atención. Desafortunadamente, su vida se vio truncada por la persecución antisemita durante el Holocausto.

Annelies Marie Frank nació el 12 de junio de 1929 en Frankfurt, Alemania. Vivía con su hermana mayor Margot y sus padres Otto y Edith Frank. En 1933, cuando Ana tenía apenas 6 años, Adolfo Hitler y el Partido Nacionalsocialista antijudío tomaron el poder. La familia Frank decidió huir a Ámsterdam en Holanda con la esperanza de tener una vida mejor.

Ana se acostumbró rápidamente a su nuevo hogar, aprendió el idioma y comenzó a asistir a la escuela. Junto con su familia, se sentían muy a gusto con la seguridad y las oportunidades que les brindaba este país. Pero un día todo cambió, cuando la Alemania nazi invadió Polonia en 1939 y comenzó la Segunda Guerra Mundial. Poco tiempo después, los nazis invadieron Holanda. El ejército nazi comenzó a hacer cumplir nuevas leyes que restringían la movilidad judía. A los miembros de esta religión ya no se les permitía visitar lugares de negocios no judíos y los niños tenían que asistir a escuelas separadas y usar una estrella de David para ser identificados.

El 5 de julio de 1942, la hermana de Ana, Margot, recibió una llamada para presentarse en un campo de trabajo en Alemania. La familia temió por su vida, entonces decidieron esconderse en el "Anexo Secreto" detrás de una oficina en lugar de presentarse al campamento. El escondite duró dos años y justo antes de este hecho, Ana recibió un diario como regalo para su cumpleaños número 13. Mientras estaba escondida con su familia, comenzó a escribir sus experiencias, pensamientos y sentimientos. También relató cuentos y comenzó una novela sobre su vida.

Desafortunadamente, el 4 de agosto de 1944 el escondite de la familia fue descubierto por la Policía Estatal Secreta Alemana. Los Frank fueron arrestados y enviados al campamento Westerbork, el 8 de agosto del mismo año. Un mes después, el 4 de septiembre, fueron colocados en un tren con otros 1,019 judíos y transportados a Auschwitz en Polonia. Una vez ahí, los hombres y las mujeres fueron separados, y Ana y su hermana Margot fueron seleccionadas para trabajos manuales debido a su edad.

A finales de octubre de 1944, Ana y su hermana Margot fueron transportadas a otro campo de concentración en el norte de Alemania llamado Bergen-Belsen. Las condiciones de vida en este campamento eran aún peores y muchas personas murieron de hambre o enfermedades. Las dos hermanas contrajeron tifus y murieron en marzo de 1945, pocas semanas antes de que el ejército británico liberara el campo el 15 de abril. Su madre Edith también murió a principios de enero de 1945 en el campo de Auschwitz.

El ejército soviético liberó Auschwitz el 27 de enero de 1945, Otto, el padre de Ana, fue el único de la familia que sobrevivió. Cuando fue liberado, con mucho dolor se dio cuenta de que toda su familia estaba muerta. Sin embargo, regresó a Holanda y descubrió que su amiga Miep Gies pudo conservar el diario de Ana, antes de que los nazis destruyeran su escondite. Otto, leyó cuidadosamente el trabajo de su hija, lo editó y compiló algunas partes con el afán de cumplir el deseo de difusión que obsesionaba a la pequeña antes de morir.

Al principio, Ana comenzó a escribir sin la intención de ser leída por nadie más, pero un día escuchó al ministro de educación holandés, donde invitaba a la gente a guardar memorias de lo que estaba ocurriendo. Tras escuchar esas palabras, la adolescente decidió que, cuando todo terminara, escribiría una novela con base en sus diarios. Juntó todo el material que tenía y comenzó a pulir y reescribir algunas partes. No por ello dejó de alimentar su diario con lo que pasaba en su vida.

El diario fue publicado en junio de 1947. El libro creció en popularidad y luego fue traducido a más de 70 idiomas. Otto esperaba que los lectores del diario tomaran conciencia de los peligros de la discriminación, el racismo y el antisemitismo. En 1960, el anexo secreto donde se escondía la familia se convirtió en un museo llamado Casa de Ana Frank.

El pasaporte y el diario manuscrito de Ana Frank, escrito en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial. AFP

Si te interesó este artículo, también te puede gustar:

Amelia Earhart: la piloto que conquistó los cielos

Marie Curie: una pionera ganadora del Premio Nobel

back to top